Esto no es una crisis financiera en la eurozona, es una pandemia

La crisis del Covid19 ha penetrado en nuestras vidas como un torpedo, haciendo estallar por los aires buena parte de los sistemas productivos, económicos y sociales de todos los países del mundo. El PIB mundial se verá reducido, al menos, en un 3%, los países en desarrollo un 6% y casi un 95% de los países verán caer su PIB per cápita durante 2020 según el FMI. En una ya clásica -a pesar de reciente- aportación de Gourinchas (2020) se establece un diabólico trade-off, cuanto más duras sean las medidas de cuarentena para detener la pandemia más eficaz serán para ello, tendrán un mayor impacto económico a corto plazo, aunque más rápida será la recuperación.

Impuestos: algunos apuntes para el debate. Parte I.

El sistema fiscal es espejo del devenir de la historia y reflejo en cada época y región de la pulsión política del momento. Incluso hay casos en los que un impuesto determina la historia de un país. Así fue el caso de EEUU y la lucha entre la entonces colonia y la metrópoli a raíz de una serie de leyes impositivas sobre el té y las famosas Intolerable Acts, que desencadenaron unas revueltas que culminaron en la revolución americana –y en la aparición del Boston Tea Party.

Verdades y mentiras de la subida del SMI

Resulta interesante el debate sobre el SMI que se está produciendo al hilo de los últimos acontecimientos políticos. La última de las aportaciones al debate fue la del gobernador del Banco de España apuntando un impacto negativo en el empleo en trabajadores menos cualificados y jóvenes en Sede Parlamentaria.

Techo de gasto y futuros recortes

El techo de gasto (TG) se presenta por el Gobierno como un límite de gasto natural o correspondiente con algún “equilibrio presupuestario”. Su definición no es difícil encontrarla y la Autoridad fiscal Independiente (AIReF)…

La recuperación de la deflación, depresión y destrucción productiva

Las últimas cifras publicadas de precios en la eurozona confirman la tendencia de caída generalizada. Es cierto que en esta ocasión la caída en el precio del barril de Brent es uno de los grandes protagonistas de este desplome. El problema es que ni tan siquiera los servicios, que en época estival suelen incrementar las cifras del IPC y que en esta ocasión también presentan el incremento más acusado, pueden contrarrestar esta caída del precio de la energía.